Home / La habitación del corazón / Queratolisis plantar: qué es

Queratolisis plantar: qué es

La queratólisis plantar es una afección dermatológica frecuente que afecta a la piel de los pies, especialmente a la planta. Se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas blanquecinas o amarillentas en la superficie de la piel, que gradualmente pueden aumentar de tamaño y desarrollar un aspecto correoso.

¿Cuáles son las causas de la queratólisis plantar?

La causa exacta de la queratólisis plantar aún no se conoce del todo, pero se cree que está asociada a un crecimiento bacteriano excesivo en la zona afectada. La humedad y el calor del interior del calzado pueden crear un entorno ideal para la proliferación de bacterias, que a su vez pueden dañar la queratina, una proteína presente en la piel.

¿Cuáles son los síntomas de la queratolisis plantar?

Los síntomas típicos de la queratolisis plantar incluyen picor, quemazón, dolor y olor desagradable en los pies. Las manchas blanquecinas o amarillentas pueden aparecer desmenuzadas o tener bordes irregulares. Esta afección suele darse con más frecuencia en personas que pasan mucho tiempo con zapatos cerrados o apretados, especialmente durante los meses de verano.

¿Cómo tratar la queratolisis plantar?

Para tratar la queratolisis plantar es importante tomar una serie de medidas preventivas y curativas. En primer lugar, es aconsejable mantener los pies limpios y secos y evitar el uso de calzado ajustado o sintético. Es preferible utilizar calzado transpirable y calcetines de fibras naturales que absorban la humedad. También es aconsejable cambiar de calcetines y zapatos con regularidad, sobre todo si se suda mucho.

En cuanto al tratamiento, pueden utilizarse productos específicos, como cremas o lociones antifúngicas, que ayudan a reducir la proliferación bacteriana y a restablecer el equilibrio cutáneo. Entre los productos disponibles en el mercado, los de la marca Oncos pueden ofrecer una valiosa ayuda, como el crema para manos, pies y uñas especialmente formulado para combatir las infecciones fúngicas y bacterianas y ayudar a reducir el picor.

También es aconsejable consultar a un dermatólogo para una evaluación exhaustiva y un tratamiento personalizado. En algunos casos, puede ser necesaria medicación tópica u oral para combatir la infección y reducir la inflamación.