Investigación Oncos

Un estudio clínico sólido en la base

Tratamientos dermocosmetológicos para pacientes con cáncer.

ASST (Autoridad local social y sanitaria) de Bérgamo Este realizó un estudio sobre el bienestar psico-dermatológico de los pacientes sometidos a terapia contra el cáncer.

En 2019, aproximadamente 175.000 mujeres en Italia recibieron un diagnóstico oncológico. El cáncer de mama es la neoplasia más frecuentemente diagnosticada en la población italiana (AIOM, 2019). Entre las diversas terapias anticancerosas, las más extendidas son la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia y la hormonoterapia. Sin embargo, estos tratamientos, cada vez más eficaces para tratar el cáncer, provocan efectos secundarios que pueden conducir a una menor adherencia a la terapia y tienen un gran impacto en la vida de las mujeres, afectando negativamente al bienestar y la calidad de vida de las pacientes (Oliveri et al., 2019).

Puedes leer el estudio completo y sus resultados descargándolo en PDF.

El estudio clínico

El objetivo del presente estudio fue investigar el impacto que los efectos secundarios dermatológicos tienen en la percepción de la imagen corporal y la calidad de vida de las pacientes con cáncer. En concreto, se planteó la hipótesis de que el uso de productos dermatológicos específicos para los efectos iatrogénicos del tratamiento oncológico podría reducir los síntomas relacionados con la piel, mejorando así el bienestar y la calidad de vida de las mujeres, así como el cumplimiento terapéutico.

El estudio se realizó en un grupo de mujeres con diagnóstico oncológico inscritas en la U.O.C. de Oncología de ASST Bergamo Est. Para participar en el estudio, las mujeres debían haber sido diagnosticadas de cáncer de mama, estar en tratamiento de quimioterapia o radioterapia y tener más de 30 años. Se excluyeron del estudio las mujeres con trastornos psiquiátricos y/o neurológicos en curso y que hubieran recibido tratamiento contra el cáncer en el pasado.

Sesenta y una mujeres participaron en el estudio y se dividieron en dos grupos según el tratamiento que estuvieran recibiendo: radioterapia o quimioterapia. Tras dividirlas según el tratamiento, cada grupo se volvió a dividir aleatoriamente en dos grupos: grupo experimental y grupo de control. Las mujeres asignadas al grupo experimental recibieron crema Oncos, un producto específicamente diseñado para tratar los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer; las mujeres del grupo de control recibieron una crema genérica (vaselina).

El estudio duró 28 días, durante los cuales se pidió a las mujeres que utilizaran diariamente la crema asignada.
Además, en 3 momentos (T0, primera administración del producto dermatológico; T1, tras 7 días de uso del producto; T2, tras 28 días de uso del producto) se pidió a las mujeres que rellenaran

    1. Formulario sociodemográfico y clínico-anamnésico: recoge información sociodemográfica (edad, estado civil, estudios, situación laboral, región de procedencia) y clínica (diagnóstico, edad de diagnóstico, fecha de inicio del tratamiento examen histológico, receptor y genético, protocolo de tratamiento
      tratamiento adoptado).
    2. Skindex-16 (Chren et al., 2001): instrumento autoadministrado que mide los efectos de los trastornos dermatológicos sobre la calidad de vida relacionada con la salud. Investiga estos aspectos en 3 dimensiones: sintomatología, funcionamiento emocional y funcionamiento social. Puntuaciones más altas indican un mayor nivel de malestar o preocupación.
    3. Escala de Imagen Corporal (Hopwood et al., 2001; Cheli et al., 2016): instrumento autoadministrado que pretende medir síntomas afectivos, conductuales y cognitivos relacionados con la Imagen Corporal en pacientes con cáncer. Consta de 10 ítems en los que se investiga cómo se siente la persona respecto a su aspecto físico y los cambios que puedan derivarse de la enfermedad o el tratamiento (“¿Se sintió menos atractivo físicamente debido a la enfermedad o al tratamiento?” “¿Tuvo dificultades para mirar su cuerpo desnudo?”). Cuanto más altas sean las puntuaciones obtenidas, mayor será el nivel de alteración de la imagen corporal.
    4. Test para la Evaluación de la Calidad de Vida – Versión Corta (WHOQOL-Bref) – (WHOQOL Group, 1995; Italian Collaborating Centre WHOQOL Project, 2000): es un instrumento de autoinforme que pretende investigar las percepciones individuales de la calidad de vida en general y en 4 dominios específicos: salud física (“¿Hasta qué punto los dolores físicos le impiden hacer las cosas que tiene que hacer? tiene que hacer?”), salud psicológica (“¿Está satisfecho consigo mismo?”), relaciones sociales (“¿Está satisfecho con sus relaciones personales con los demás?”) y su entorno (“¿Tiene la oportunidad de realizar actividades de ocio en su tiempo libre?”). Consta de 26 ítems que expresan el grado de satisfacción del encuestado con los aspectos individuales de la vida examinados.

El objetivo del estudio era evaluar si el uso de un producto cosmético específico (Oncos) diseñado para aliviar los efectos secundarios dermatológicos puede tener un impacto positivo no sólo en la reducción de los síntomas, sino también en la percepción de la propia imagen corporal y la percepción de bienestar en mujeres a las que se les ha diagnosticado cáncer.

 

En la primera administración de los cuestionarios, las mujeres de todos los grupos mostraron niveles elevados en todas las dimensiones relativas a los efectos de los síntomas sobre la calidad de vida relacionada con la salud: esto significa que antes de iniciar el tratamiento todas las mujeres tenían efectos secundarios que
efectos secundarios que afectaban a su calidad de vida. Tras 7 días de uso del producto, las pacientes sometidas a tratamiento de radioterapia del grupo experimental (las que utilizaron Oncos) mostraron una mejora visible en estos aspectos. Esta mejora es aún más evidente tras 28 días
de uso, no sólo en el grupo experimental tratado con radioterapia, sino también en el grupo experimental tratado con quimioterapia. Por el contrario, no ocurre lo mismo en los grupos de control, es decir, en las mujeres que utilizaron un producto genérico. De estos primeros datos se deduce que el uso de un producto cosmético específico es un factor clave en la reducción de los síntomas y, en consecuencia, conlleva una mejora del funcionamiento emocional y social.

 

El uso diario del producto dermatológico tuvo un impacto positivo, no sólo en la reducción de los síntomas dermatológicos, sino también en los aspectos afectivos, conductuales y cognitivos relacionados con la Imagen Corporal. En T0 todas las mujeres mostraron puntuaciones altas en la Escala de Imagen Corporal: esto significa que inicialmente todas las mujeres mostraban cierto malestar en la percepción de su cuerpo. La literatura científica ya había señalado que las mujeres sometidas a tratamiento por cáncer de mama experimentan cambios en la apariencia física que suelen ir acompañados de vergüenza, baja autoestima y evitación social. De nuevo, las mujeres de los grupos experimentales (las que utilizaron Oncos) mostraron una mejora en la percepción de su cuerpo, con mayor conciencia y satisfacción. Esta mejora ya está presente a los 7 días en las mujeres tratadas con radioterapia y se observa a los 28 días en las mujeres tratadas con quimioterapia.

 

En cambio, las mujeres de los grupos de control, es decir, las que utilizaron un producto genérico, no mostraron las mismas mejoras a lo largo del tiempo.

 

Sabemos que recibir un diagnóstico de cáncer obliga a las mujeres a enfrentarse a diversos retos y dificultades que pueden tener un impacto indeleble en su calidad de vida. En este estudio, consideramos la calidad de vida en los aspectos de salud física y psicológica, calidad de las relaciones sociales y entorno. Durante el estudio, las mujeres que utilizaron el producto Oncos mostraron una mejora gradual en la percepción de su calidad de vida en los aspectos mencionados. Así, el uso del producto cosmético específico lleva a las mujeres a tener menos dolor y molestias con respecto a los problemas dermatológicos, pero también una mayor autoestima y mejores relaciones sociales. En otras palabras, la
mejora de la calidad de vida parece estar influida por la mejora de los problemas cutáneos. Esto es coherente con la idea de que la buena salud no es sólo la ausencia de enfermedad, sino que lo que importa a las personas es también el bienestar físico y psicológico general.

TRABAJA CON NOSOTROS

Únase a nuestra misión: conviértase en socio privilegiado o distribuidor autorizado de Oncos.

Socios

¿Quiere ser socio de Oncos?

Convertirse en socio de Oncos significa unirse a la misión de mejorar la vida de los pacientes con cáncer. Oncos busca constantemente nuevos socios para ampliar su red de distribución y ofrecer soluciones innovadoras y de alta calidad.

Hospitales

Revendedor

¿Tiene farmacia?

Si busca productos de alta calidad formulados para contrarrestar los efectos secundarios cutáneos causados por las terapias contra el cáncer para ofrecer a sus clientes, puede que la línea Oncos sea la solución ideal.

Conviértase en distribuidor de Oncos