Home / La habitación del corazón / Crema posradioterapia: cómo cuidar la piel

Crema posradioterapia: cómo cuidar la piel

El cuidado de la piel es esencial durante el tratamiento, pero también después, de hecho siempre hay que aplicar una crema post-radioterapia, ya que los efectos secundarios cutáneos pueden ser a veces debilitantes y comprometer la calidad de vida del paciente. Las alteraciones cutáneas cambian la estructura natural de la piel, de hecho, además de estar más débil, puede presentar: manchas, ampollas, picor, enrojecimiento, descamación, etc.

Siempre recomendamos un tratamiento cosmético antes, durante y después de la radioterapia.

Encontrar la crema adecuada para tratar su cuerpo no es fácil; no obstante, lea siempre atentamente las etiquetas y confíe en su médico o farmacéutico.

¿Qué crema elegir para después de la radioterapia?

Un tratamiento de belleza relajante y una crema específica para pieles sensibles son una panacea no sólo para su cuerpo, sino también para su estado de ánimo. Te ayudan y apoyan para que vuelvas a sentirte parte de la “normalidad”. Esta es también la razón de ser de la línea de cosméticos Oncos, productos formulados para restaurar y proteger la piel dañada de los enfermos de cáncer.

Para aliviar la piel y ayudarla a regenerarse, recomendamos cremas ricas en:

  • Manteca de karité;
  • Aceite de jojoba;
  • Pimienta de Sichuan;
  • Vitamina E;
  • Aceites de almendras dulces y arroz;
  • Extracto de Té Verde y Melisa;
  • Ácido Hialurónico;
  • Queratina vegetal;
  • Lactoferrina;
  • Extracto de Avena;
  • Glicerina y Pantenol;

… ¡y muchos más! Por eso, el primer consejo a la hora de elegir una crema post radioterapia es leer siempre las etiquetas y prestar atención a lo que contiene el producto.

Un producto ONCOS para el cuidado de la piel después de la radioterapia

El aceite protector seco está diseñado y formulado, a petición de muchos departamentos oncológicos, para proteger y mantener la zona afectada. Ayuda a prevenir y resolver las quemaduras por radioterapia en toda la zona del cuerpo. Su textura untuosa pero seca deja la piel extremadamente suave e hidratada con el paso del tiempo sin resultar grasa.

Se aconseja su uso antes del inicio de la radioterapia, durante y sobre todo después del tratamiento. Aplíquelo hasta 6 veces al día, lo suficiente para cubrir la zona a tratar.

Masajear suavemente y dejar actuar durante 10 minutos. Es un producto que puede combinar con la crema corporal en casos más extremos.